¿Qué son los queloides y cómo tratarlos?

¿Sabes qué son los queloides? Descubre en este post qué son, cómo se producen y cómo tratarlos tanto con tratamientos caseros como de forma profesional

Qué son los queloides

Un queloide es una alteración o anomalía benigna en la piel que se produce en el tejido fibroso como consecuencia de una cicatrización incompleta o anormal. Este tipo de cicatrices se forman durante el proceso de cicatrización: la herida genera factores de crecimiento mayores y, como consecuencia, se produce el crecimiento anormal de la cicatriz.

La cicatriz resultante, que suele ser grande y con un aspecto rojizo, puede originarse por diferentes motivos y factores: un corte accidental, una quemadura, la presencia de piercings o pendientes, una inyección, una herida, etc. 

 

Causas de las cicatrices queloides

 

Actualmente no se conoce al cien por cien cuáles son las causas exactas por las que pueden aparecer las cicatrices queloides. Aunque sí que parece que en algunas personas puede haber una predisposición hereditaria en su desarrollo, las causas de su aparición pueden ser muy diversas incluso en personas con predisposición genética. Del mismo modo, la aparición de queloides parece ser más frecuente en personas de raza negra o del continente asiático.

Algunos de los motivos o causas que más se repiten en la aparición de queloides son:

  • Cortes
  • Heridas punzantes
  • Cicatrices por operaciones
  • Acné
  • Varicela
  • Picaduras de insectos
  • Perforaciones
  • Tatuajes

 

¿Dónde pueden producirse los queloides?

 

Los queloides pueden aparecer en casi cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, hay zonas como el pecho, el cuello, los hombros, la espalda o las orejas donde su aparición parece ser más frecuente. En cuanto al tamaño, las cicatrices queloides pueden medir desde 2 centímetros hasta más de 30 centímetros y su forma varía también dependiendo de la persona, la zona donde surja y el tratamiento que se aplique para su desaparición.

Nariz

La nariz es una de las zonas donde los queloides aparecen con mayor frecuencia. Uno de los principales motivos son las perforaciones que se realizan en esta área del rostro. La presencia de pendientes o piercings en la nariz puede favorece la aparición de este tipo de cicatriz por varios motivos:

  • Por dormir sobre la zona perforada
  • Porque el piercing o abalorio está provocando irritación
  • Por no curar correctamente la herida
  • Por infección en la zona

A pesar de que puede provocar molestias y problemas estéticos, los queloides en la nariz pueden corregirse gracias a diversos tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos.

Pecho

Cuando los queloides aparecen en el pecho suele ocurrir tras una cirugía. Una pequeña complicación en el proceso de cicatrización puede provocar que la marca de la cirugía evolucione de una manera anómala y se produzcan los llamativos queloides con un aspecto rojizo, de textura dura y abultada. Además, es común que los queloides en esta zona del cuerpo produzcan sensibilidad, picor o quemazón.

Cara

La cara es una de las zonas más sensibles en la aparición de queloides. Su piel más delicada y la exposición continua a factores externos hace que el tratamiento y los cuidados aplicados a este tipo de cicatrices puedan variar al estar presentes en el rostro. Además, al ser tan visibles, las personas que los padecen suelen elegir soluciones definitivas para su eliminación. 

Oreja

Los queloides en las orejas pueden aparecer incluso años después de la herida original que los causa. Su aparición en esta zona del cuerpo es más común que en otras partes debido a la presencia de perforaciones como piercings o pendientes. Laceraciones, quemaduras o cirugías como la otoplastia también pueden ser el origen de queloides en las orejas.

Los queloides de gran tamaño pueden llegar a deformar la zona y a modificar la apariencia estética de la misma.

 

Tratamiento y eliminación de los queloides

 

En la actualidad existen diversos tratamientos con los que mejorar y eliminar definitivamente las cicatrices queloides. Sin embargo, debido a los diferentes tipos existentes, su variación de formas y causas de aparición, el tratamiento de los queloides continúa siendo un reto para dermatólogos y especialistas.

Los tratamientos con cortisona siguen siendo uno de los métodos más utilizados para tratar este tipo de cicatriz. Mediante infiltraciones de medicamentos antiinflamatorios se consigue un resultado progresivo y una mejoría en varias sesiones. Otros tratamientos como la carboxiterapia, técnicas láser o cremas tópicas también están ofreciendo muy buenos resultados como tratamiento para los queloides.

Tratamientos caseros

Aunque los queloides no suelen suponer un problema para la salud de las personas que lo padecen, sí que suponen un problema que puede afectar a la estética de la persona. Además, dependiendo de la zona donde se encuentren, la visibilidad de esta cicatriz puede ser mayor o más incómoda para la persona. Independientemente del tamaño del queloide y de la zona donde se encuentre, hoy en día existen diferentes remedios caseros con los que disminuir el tamaño y la apariencia de dicha cicatriz sin necesidad de cirugía:

  • Vinagre de manzana
  • Bicarbonato de sodio
  • Jugo de limón
  • Aloe Vera
  • Agua de rosas
  • Ajo

Gracias a las propiedades de estos productos o ingredientes naturales, podemos hacer que los queloides se atenúen considerablemente. Tan solo tendrás que aplicar sobre la cicatriz alguno de estos remedios caseros (con un algodón y de manera suave) y dejar actuar durante unos minutos. Los resultados no son inmediatos por lo que deberás ser muy constante a la hora de aplicar diariamente estos remedios caseros contra los queloides.

Tratamientos de cirugia reparadora

Dependiendo de las molestias que pueda producir un queloide, su localización, tamaño o apariencia, en ocasiones hay personas que deciden eliminar rápidamente y de manera definitiva este tipo de cicatriz ya que con los remedios caseros la progresión es lenta y a veces casi invisible.

Algunos de los tratamientos de cirugía más eficaces contra los queloides son:

  • Inyecciones de corticoides

Es uno de los primeros tratamientos que se suelen usar para el tratamiento de queloides. Sus buenos resultados y la facilidad en la aplicación hace que sea uno de los tratamientos preferidos por un alto porcentaje de pacientes. Aunque debe ser un médico especialista quien determine el número de inyecciones recomendadas en cada paciente, suele ser una inyección mensual hasta que el paciente experimente mejoría.

  • Escisión con cirugía

En caso de que el tratamiento con corticoides no surta efecto, la escisión mediante cirugía suele ser otra de las opciones más demandadas. Por lo general este tratamiento suele ser combinado con las inyecciones de corticoides para conseguir unos mejores y más duraderos resultados.

  • Parches de silicona

Su uso es frecuente para evitar el crecimiento de la cicatriz y paliar sus síntomas. La eficacia de los parches de gel de silicona depende de diferentes factores por lo que los resultados no son los mismos en todos los pacientes. Es necesario esperar algunos meses para ver sus resultados finales.

  • Crioterapia

Suele ofrecer una respuesta satisfactoria al ser combinada con otros tratamientos complementarios. Hay que tener en cuenta que la crioterapia suele producir hipopigmentación en el área tratada por lo que tras la eliminación de la cicatriz puede que la zona quede con un tono de piel más claro.

  • Técnicas láser

En la actualidad existen diferentes técnicas láser con las que, de manera progresiva, ir disminuyendo el tamaño e intensidad de los queloides. Es importante contar con una opinión previa de un médico experto que determine qué tipo de láser utilizar, potencia y duración del tratamiento.

Para conseguir buenos y eficaces resultados en el tratamiento de los queloides es necesario contar con el asesoramiento de médicos expertos que analicen las posibles causas de su aparición y los tratamientos que mejores resultados pueden ofrecer dependiendo de cada tipo, forma y zona donde se encuentren.