Qué es una intolerancia alimentaria

Aprende sobre las intolerancias alimenticias en este artículo de Hospitales Parque.

Una intolerancia alimentaria consiste en una reacción que tiene nuestro metabolismo cuando ingerimos determinados alimentos o incluso componentes de esos alimentos que nos provocan ese efecto.

La reacción de una intolerancia alimentaria es adversa y puede presentarse con distintos síntomas.

En el Hospital Parque Llevant, nuestro hospital en Porto Cristo (Mallorca), realizamos test de intolerancia alimentaria, para confirmar o descartar que tu metabolismo sufre estos efectos respecto a ciertos alimentos. Además, también contamos con una clínica de nutrición y dietética en Porto Cristo, en el caso de que necesites contrarrestar la ausencia de alimentos vitales en tu dieta a causa de intolerancia, alergia o por otros motivos.

¿Cuáles son los síntomas de una intolerancia alimenticia?

Cuando una persona sufre intolerancia alimenticia por ciertos alimentos o sus componentes, significa que su organismo no puede digerirlos correctamente. En consecuencia, se irrita el sistema digestivo y se pueden sufrir distintos síntomas.

Algunos de los más frecuentes asociados a la intolerancia alimentaria son los siguientes:

  • Diarrea
  • Dolores de cabeza
  • Dolores de estómago
  • Fatiga crónica
  • Gases
  • Inflamación de articulaciones
  • Irritabilidad
  • Náuseas
  • Nerviosismo
  • Problemas en la piel
  • Retortijones abdominales
  • Sobrepeso

¿Cómo se trata una intolerancia alimentaria?

El tratamiento de intolerancias alimentarias es delicado y complejo por múltiples factores. El primero de ellos consiste en la dificultad que existe para detectar qué alimentos efectivamente no son tolerados por el organismo.

El desarrollo de un test de intolerancia alimenticia es la mejor forma de identificar los componentes exactos que provocan las reacciones que sufre el paciente.

En el caso de que detectemos dónde está el problema, podemos encontrarnos con dos situaciones diferentes.

Intolerancia alimentaria transitoria

Por un lado, es posible que tengamos una intolerancia alimentaria transitoria. Se trata de aquellas situaciones de intolerancia en las que está motivada por un agente concreto. Es frecuente, por ejemplo, que tras ingerir antibióticos muy agresivos, se dañe la flora intestinal, lo que afecta a la producción de enzimas digestivos y, en consecuencia, genera intolerancia a ciertos alimentos.

Cuando conseguimos restaurar la flora intestinal, nuestro organismo vuelve a tolerar sin inconveniente estos alimentos y, por tanto, podemos dar por extinguida la intolerancia.

Un tratamiento de nutrición y dietética, enfocado también a restaurar la flora intestinal, puede ayudarnos a recuperar el correcto funcionamiento de nuestro metabolismo.

Intolerancia alimentaria crónica

Sin embargo, también existen intolerancias crónicas. Estas son aquellas que padecen los pacientes que han dejado de producir enzimas digestivas para la digestión de ciertos alimentos o sus componentes.

En estos casos no existe un tratamiento que nos permita recuperar la producción de estas enzimas digestivas. La mejor forma de afrontar este problema es evitando los alimentos que nos provocan tal reacción o los componentes exactos que motivan los síntomas correspondientes.

Al realizar un test de intolerancia alimentaria, podremos identificar concretamente qué componentes son y plantear una dieta alternativa, que nos aporte las mismas propiedades que esos alimentos (si las necesitamos), sin tener que sufrir sus efectos adversos en nuestro organismo.

alimentos intolerancia alimenticia

Tipos de intolerancias alimenticias

La clasificación por tipos de intolerancia alimenticia depende de las variables que tengamos en cuenta para tal diferenciación.

Una variable ya la hemos comentado anteriormente, consiste en la temporalidad de la intolerancia. Distinguimos así dos tipos de intolerancia alimenticia:

  • Intolerancia alimenticia transitoria: Intolerancia temporal a ciertos alimentos o sus componentes, derivada de un cambio en nuestro metabolismo.
  • Intolerancia alimenticia crónica: Intolerancia definitiva causada por la ausencia de producción de enzimas digestivas para ciertos alimentos o sus componentes.

También podemos distinguir varios tipos de intolerancia alimenticia, según el alimento que provoca reacciones adversas en nuestro organismo.

Estas son las intolerancias más conocidas en esta distinción:

  • Intolerancia a la lactosa: Una de las intolerancias más frecuentes, relacionada con un tipo de azúcar que está en la leche.
  • Intolerancia al gluten: Intolerancia relacionada con la proteína de gluten presente sobre todo en algunos cereales. Se le identifica como celiaquía y los pacientes que la sufren son celíacos. Aproximadamente un 1% de la población tiene esta intolerancia.
  • Intolerancia al huevo: Intolerancia hacia cualquier alimento que lleve huevo o trazas de huevo. El problema de esta afección es la dificultad de identificar productos con estos componentes, ya que hay muchos alimentos que los contienen.
  • Intolerancia a la fructosa: Intolerancia relacionada con este azúcar simple, presente sobre todo en las frutas.

Otra clasificación de tipos de intolerancia alimentaria podemos realizarla en base al proceso por el que ocurren. Así distinguimos los siguientes tipos:

  • Intolerancia alimentaria metabólica: Intolerancia provocada porque el organismo no metaboliza bien el alimento o sus componentes, normalmente por un fallo orgánico.
  • Intolerancia alimentaria inespecífica: Intolerancia provocada porque el organismo no asimila bien el alimento. En este caso estamos ante una reacción que provoca el alimento sobre el organismo y no por un efecto que el organismo provoca con respecto a un alimento. Este tipo de intolerancia es difícil de detectar y de diagnosticar, pues incluso hay alimentos que provocan de forma aleatoria tales reacciones y no siempre.

Test de intolerancia alimentaria

Una de las formas más eficaces que tenemos en la actualidad para identificar en los pacientes estos problemas es la que representa el test de intolerancia alimentaria.

Gracias a los resultados que nos puede ofrecer este análisis del paciente, podemos identificar concretamente aquellos componentes que puedan estar causándole molestias y, además, elaborar una dieta con la que contrarrestar la futura ausencia de los mismos.

El test de intolerancia alimentaria consiste en un análisis de una muestra de sangre que se extrae al paciente. El objetivo del análisis consiste en comprobar cómo sus anticuerpos reaccionan ante sustancias (proteínas) que están en ciertos alimentos.

Con un test de intolerancia alimentaria podemos analizar la reacción del organismo del paciente, con respecto a más de 200 alimentos. Así podemos identificar con más exactitud los componentes que debería evitar en el futuro.

En un test de este tipo se analizan principalmente sustancias relacionadas con estos alimentos:

  • Carnes
  • Especias
  • Féculas
  • Frutas
  • Frutos secos
  • Hortalizas
  • Pescados
  • Verduras
  • Otros alimentos

test de intolerancia alimentaria

Diferencia entre intolerancia alimentaria y alergia alimentaria

Uno de los problemas que encontramos al intentar diagnosticar una intolerancia alimentaria es que no siempre es fácil diferenciarla de una alergia alimentaria, cuando son dos cosas completamente diferentes.

Como hemos indicado anteriormente, la intolerancia alimentaria consiste en la reacción del organismo por la incapacidad de procesamiento o digestión de ciertos alimentos o sus componentes.

Sin embargo, la alergia se produce cuando el organismo identifica alguno de estos componentes como una amenaza y, en consecuencia, desencadena un proceso inflamatorio y la producción de anticuerpos IgE. Este proceso provoca al mismo tiempo distintos efectos, desde enrojecimiento hasta erupciones, inflamación de partes del cuerpo, problemas respiratorios o incluso reacciones graves que pueden poner en peligro la vida del paciente.

Identificar los distintos síntomas de un proceso u otro, puede ayudarnos a distinguir entre intolerancia alimentaria y alergia alimentaria. Pero también el tiempo de reacción puede hacer de indicativo claro.

Los síntomas de una reacción alérgica son inmediatos. Además, con identificar qué alimento la causa, es posible evitar que suceda en el futuro.

La intolerancia alimentaria, en cambio, muestra sus síntomas cuando ya ha pasado un tiempo desde la ingesta del alimento. Además, es posible que con el tiempo desaparezca o que, con el debido tratamiento, consigamos que el organismo se recupere y pueda asimilar bien esos alimentos.