El hematólogo y las enfermedades de la sangre más comunes

Conoce al detalle qué es la hematología, en qué se basa la especialidad de hematólogo y cuáles son los principales tipos de enfermedades de la sangre.

que es un hematologo

La sangre representa uno de los sistemas más complejos de nuestro cuerpo. Su funcionamiento está directamente relacionado con los órganos vitales más importantes, siendo muy importante detectar a tiempo cualquier patología en ella para evitar problemas de salud graves. 

En este sentido, lo más recomendable cuando pensamos o creemos que podemos tener una complicación sanguínea es acudir a un especialista como los de nuestro hospital en Mallorca. Hablamos del hematólogo, que es el médico indicado en caso de problemas del sistema sanguíneo. 

 

Cuándo acudir al hematólogo

 

A veces, los seres humanos pecamos de prudentes y no percibimos el peligro en un problema de salud. Por ello, en este artículo vamos a exponer las claves en las que se fundamenta la hematología y las características de las principales enfermedades de la sangre. Esto último nos ayudará a detectar y conocer mejor cualquier problema en este ámbito. 

 

Definición de hematólogo

 

Antes de nada, vamos a profundizar en una pregunta que suele ofrecer respuestas erróneas: ¿Quién es el hematólogo? Hay una creencia popular de que este especialista médico es el que analiza las pruebas de sangre en los laboratorios. Sin embargo, su trabajo no es este. 

El hematólogo se dedica a estudiar la sangre y el sistema sanguíneo en profundidad en busca de cualquier trastorno o alteración que afecte al funcionamiento de la misma. Así, este especialista médico no está en los laboratorios con los análisis clínicos sino que usa estos documentos para detectar enfermedades. 

El hematólogo pediatra

Dentro de la hematología nos encontramos con una especialidad dedicada al estudio de la sangre en niños. Los médicos encargados de esto son los hematólogos pediatras o infantiles, que tienen la misma función que un hematólogo para adultos pero que focaliza sus esfuerzos y estudios en las enfermedades más comunes en el sistema sanguíneo a edades tempranas

Y es que el cuerpo de los niños y adolescentes presenta características muy distintas a los adultos, con la peculiaridad del continuo cambio que representa su crecimiento. Así, este tipo de especialistas son muy adecuados para evitar, detectar y tratar enfermedades de la sangre en los más pequeños. 

 

Enfermedades de la sangre

 

Una vez que hemos identificado la figura del hematólogo pasamos a descubrir en qué se fundamentan las enfermedades de la sangre y sus diferentes tipos, tanto en adultos como en niños. Pues bien, este tipo de patologías se definen por los problemas que se presentan en las células que viajan en la sangre: los glóbulos blancos y rojos, las plaquetas y el plasma, que es el líquido que acompaña las anteriores células citadas. 

Estas células pueden desembocar en las conocidas como enfermedades hematológicas cuando sufren un defecto en su forma o número. Estas patologías pueden tener diferentes orígenes. Desde causas genéticas o hereditarias a problemas de alimentación, pasando por alteraciones autoinmunes del propio cuerpo, infecciones o consecuencias de otros tratamientos o enfermedades.

 

Enfermedades hematológicas más frecuentes

Dentro de las enfermedades hematológicas más frecuentes vamos a distinguir por cada una de las vertientes por las que pueden aparecer cada una de estas patologías. Así, vamos a dividirlas según la célula de la sangre que se haya visto más afectada.

Enfermedades de los glóbulos rojos, que son las que provocan que esta célula se presente en mayor o menor cantidad en la sangre:

  • Anemia: es la patología relacionada con los glóbulos rojos más común. Dentro de ella encontramos multitud de tipos, con una gravedad que varía en cada uno de ellos. Los tipos de anemia pueden ser: por deficiencia de hierro (ferropénica) o de vitaminas; por una enfermedad crónica, como la artritis reumatoide, cáncer, etc; por problemas en la médula ósea (leucemia, mieloma múltiple, el linfoma...); por destrucción de glóbulos rojos (hemolíticas); o por genética. 

Patologías de los glóbulos blancos, que también presenta cambios en la cantidad de estas células en la circulación de la sangre:

  • Leucemia: es un tipo de cáncer ligado a las alteraciones de los glóbulos blancos, que suelen ser las células encargadas de prevenir infecciones. Su origen se encuentra en la médula ósea, que produce glóbulos blancos defectuosos que impiden el buen funcionamiento de la sangre. 

Enfermedades en las plaquetas, con alteración de cantidad y calidad de las mismas y problemas de coagulación de la sangre. 

  • Trombosis venosa profunda (TVP): se trata de un coágulo en una vena del cuerpo que produce problemas en los pulmones, corazón o cerebro con afecciones como la embolia pulmonar, el infarto o un derrame cerebral. 

Patologías que influyen en el plasma, con alteraciones en la circulación sanguínea que pueden desembocar desde una coagulación hasta hemorragias. 

  • Mieloma linfático: se debe a una proliferación de las células del plasma que genera anticuerpos ante infecciones. 

Enfermedades hematológicas raras

Además de estas enfermedades citadas en el punto anterior, en el que se presenta los problemas más habituales en la sangre, cabe recordar que hay multitud de enfermedades que afectan al sistema sanguíneo. Algunas destacadas entre las más raras son las siguientes: 

  • Síndromes mieloproliferativos no leucémicos: se produce cuando la médula ósea genera una cantidad excesiva de células.
  • Enfermedad de Gaucher: es hereditaria, muy rara y se da cuando hay un déficit de la enzima glucocerebrosidasa, que provoca fallos en órganos como el bazo, hígado, pulmones, huesos o cerebro. 
  • Enfermedad de Hodgkin: cáncer en el sistema inmunitario que se conoce como sistema linfático. 
  • Mielofibrosis: es un cáncer raro de la médula ósea, con un funcionamiento anormal en la producción de las células de la sangre. 
  • Hemofilia: se presenta al tener una cantidad baja de proteínas que afectan a la coagulación y provocan un trastorno hemorrágico. 

Enfermedades hematológicas en niños

Por su parte, las enfermedades más habituales en los niños son las siguientes: 

  • Cánceres: leucemia, linfomas, tumores cerebrales, tumores óseos y tumores sólidos.
  • Enfermedades que afectan a las células de la sangre, que son como ya hemos visto los glóbulos blanco y rojo, las plaquetas, o al líquido conocido como plasma.
  • Sangrados irregulares o hemofilia: hemorragias nasales prolongadas; sangrado excesivo en boca, dientes, etc; o sangre en la orina, conocida como hematuria. 

 

Acuda a su hematólogo de confianza

 

Ante cualquier sospecha, sobre todo si tenemos familiares muy cercanos con enfermedades de la sangre, debemos de ir a un hematólogo. Hay varios síntomas que pueden indicar problemas en el sistema sanguíneo como la fatiga, el cansancio o la palidez. 

También pueden ser síntomas la fiebre, el picor o la hinchazón de los ganglios linfáticos y del bazo o las manchas cutáneas en el caso de patologías relacionadas con las plaquetas. Si sufrimos algunas de estas afecciones y buscamos un hematólogo en Mallorca, en Hospitales Parque encontrarás a los mejores especialistas.


Acudir lo antes posible a un hematólogo podrá detectar algún tipo de problema, si lo hubiera, en nuestro sistema sanguíneo y evitar que el mismo revista gravedad. Sería recomendable tener revisiones en este especialista si tenemos antecedentes familiares. Ya se sabe que en salud siempre es decisivo eso que dicen: “Más vale prevenir que curar”.

Información general / Atención al Paciente