¿Qué es la cefalea crónica y cómo tratarla?

¿Has sufrido en alguna ocasión de cefaleas crónicas? ?? Descubre en este artículo qué son, cuáles son sus causas y síntomas y cómo podemos tratarlas

qué es la cefalea crónica

La cefalea crónica es un término que se utiliza para hacer referencia a un conjunto de cefaleas que tienen la cronicidad como elemento común. En ocasiones la cefalea crónica supone un grave problema de salud por su elevada prevalencia y las repercusiones negativas que puede ocasionar en la calidad de vida de la persona que la sufre.

Te contamos a continuación los diferentes tipos de cefaleas crónicas que existen, sus causas, síntomas y posibles tratamientos.

 

Tipos de cefaleas

 

A pesar de que hay varios tipos de cefaleas que pueden ser agrupadas bajo el término de “cefalea crónica”, existen diferentes tipos de cefaleas dependiendo de los síntomas y causas:

Cefalea crónica diaria

Es un tipo de cefalea de intensidad moderada que normalmente aparece a diario y no responde eficazmente a algunos tratamientos. La cefalea crónica diaria puede producirse como evolución de una migraña o por varios episodios de cefalea tensional.

Cefalea por trastornos cervicales

La cefalea por trastorno cervical está asociada directamente con el dolor de cuello o nuca. Además, suele empeorar con movimientos de esta zona y puede presentar alteraciones o malformaciones vertebrales. El diagnóstico de una cefalea por trastorno cervical debe realizarse tras un informe radiológico y, en caso de ser así, pueden provocar fuertes dolores de cabeza. Es menos frecuente que otro tipo de cefaleas y puede aparecer por contracciones musculares o posturas anómalas, entre otros motivos.

Cefalea por estructuras extracraneales

Las cefaleas también pueden tener su origen en diferentes procesos que afectan a algunas estructuras extracraneales. Este tipo de cefalea presenta una alteración en zonas como senos u ojos, con un dolor localizado que, en ocasiones, puede irradiar a otras zonas.

Cefalea por trastornos oculares

En ocasiones, la inflamación de las órbitas de los ojos puede dar lugar a un tipo de dolor intenso y enrojecimiento ocular. Así, a veces las inflamaciones oculares y el glaucoma agudo puede provocar un dolor intenso que se expande hasta la cabeza, dando lugar a lo que conocemos como cefalea por trastorno ocular. La miopía, el astigmatismo y la hipermetropía también pueden llegar a provocar cefaleas localizadas en la frente.

Cefalea por alteraciones en oídos y nariz

La obstrucción nasal o los problemas de oído también pueden ser causantes de otro tipo de cefalea. Por ello, la sinusitis aguda puede ser causa de un dolor localizado alrededor de la nariz, que puede extenderse por ojos y frente. Si el dolor aumenta, puede llegar a afectar a la cabeza, provocando un fuerte dolor. Del mismo modo, infecciones como la otitis puede hacer que el dolor irradia hasta la cabeza. El dolor dental y de la articulación temporomandibular también pueden provocar cefalea. 

 

Síntomas de las cefaleas crónicas

 

Los síntomas de la cefalea crónica suelen localizarse en la cabeza, pudiendo afectar a zonas concretas o por completo a la zona del cráneo. En cuanto a la intensidad, el dolor suele ser moderado aunque, en ciertas ocasiones, puede complicarse y convertirse en severo. Cuando el dolor llega a ser agudo, puede ser algo verdaderamente incapacitante para el paciente ya que le impide realizar una vida normal.

La frecuencia con la que aparece la cefalea suele ser otra de las características que marcan la identidad entre una y otra cefalea. La duración de una cefalea, aunque no suele superar las 24 horas seguidas, puede ir desde pocas horas hasta los tres días.

Los síntomas de la cefalea crónica pueden diferenciarse claramente según el tipo y el daño producido. Así, normalmente podemos encontrarnos con:

  • Dolor opresivo 
  • Dolor terebrante
  • Dolor eléctrico 
  • Dolor pulsátil
  • Dolor explosivo

Además, de manera visible pueden ser detectados algunos síntomas característicos de la cefalea crónica como pueden ser los párpados caídos, el lagrimeo, los espasmos faciales, náuseas, vértigo, enrojecimiento de ojos y el edema palpebral. Otros síntomas dependen de una supervisión médica constante: alteraciones en la visión, sensación de hormigueo en brazos y piernas, erupciones cutáneas, mareo, rigidez en la nuca y fiebre.

Por lo general, aunque no siempre es así, los síntomas de la cefalea comienzan a aparecer como consecuencia de la ansiedad o del estrés sufrido a lo largo de un tiempo.

 

Causas de las cefaleas crónicas

 

Aunque cada tipo de cefalea puede aparecer en un determinado individuo y por diferentes motivos, estas son las principales causas que las pueden llegar a provocar: 

  • Herencia genética
  • Alcohol
  • Estrés
  • Tipo de alimentación
  • Cambios hormonales
  • Falta de sueño
  • Cambios climáticos
  • Abuso de fármacos
  • Consumo excesivo de cafeína
  • Obesidad

 

Tratamiento de la cefalea crónica

 

Para tratar una cefalea crónica es imprescindible conocer el tipo de cefalea que padece el paciente para así poder descubrir cuál es su origen. Normalmente se recomienda un tratamiento farmacológico cuando la cefalea aparece en forma de crisis aguda de dolor.

Mediante la toma de analgésicos, antidepresivos o betabloqueantes se consigue, poco a poco, calmar el dolor producido por la cefalea. Sin embargo, estos medicamentos no deben ser tomados por más de dos días seguidos si la dolencia es una cefalea crónica.

Tratamientos farmacológicos

En caso de tomar demasiados medicamentos farmacológicos, el dolor puede ser cronificado durante mucho más tiempo. Si la cefalea en cuestión se prolonga por más de dos días en semana, puede ser necesario un tratamiento preventivo con el que disminuir el grado de afectación de dicha cefalea mediante la toma de antidepresivos como otros fármacos preventivos.

Técnicas de relajación

A través de este sencillo tratamiento podremos encontrar diferentes alternativas y modos con los que conseguir disminuir los dolores de la cefalea. De esta manera se evita la toma de fármacos y se consigue una evolución progresiva con el tiempo.

Hábitos de vida saludable

Aunque pueda parecerte imposible, lo cierto es que mantener unos hábitos de vida saludables pueden marcar la aparición o desaparición de diferentes tipos de cefaleas. Y no se trata solo de garantizar una comida sana, también es necesario dormir lo suficiente y hacer ejercicio de manera frecuente.

Oxigenoterapia

Uno de los tratamientos más revolucionarios para tratar las cefaleas crónicas que necesita, normalmente, la autorización y recomendación de dicho tratamientos por un neumólogo/a. Sin duda, uno de los tratamientos más eficaces e incluso económicos con el paso del tiempo.

Hay que tener en cuenta que aunque gran parte de las cefaleas pueden ser tratadas con analgésicos, es fundamental acudir a un médico especialista o neurólogo para determinar las causas que han podido originarla. Además, en el Hospital Parque de Llevant contamos con un servicio profesional de  medicina del dolor  tratamientos de fisioterapia  para conseguir de manera disciplinar una gran disminución del dolor y recuperación.