Ecografía 4D: preguntas frecuentes

Consulta aquí en qué consiste una eco 4D, cuándo, cómo y dónde se realiza esta prueba, qué diferencias existen con la 5D y otras preguntas frecuentes.

ecografía 4d en mallorca

Desde que en 1958 el médico inglés Ian Donald desarrollara la primera imagen por ultrasonido de un feto, la tecnología ha avanzado en gran medida dentro de este área. El crecimiento de las técnicas de imagen durante un embarazo ha sido muy grande. Desde las ecografías planas en 2D hasta las innovadoras 3D, 4D y 5D. 

Llevar a cabo una de estas pruebas no sólo facilita información adicional a los médicos sobre el estado del bebé, sino que suele resultar un gran placer para los padres que esperan impacientes su llegada. Por ello, hay centros como el hospital de Llevant que se han especializado en este ámbito, ofreciendo una atención personalizada. Y es que a veces, incluso resulta imposible decidirse por una de estas ecografías. En este artículo vamos a desarrollar y responder todas las cuestiones más comunes a la hora de decidirse por una eco 4D y analizaremos sus diferencias con la 5D. 

 

Las preguntas más frecuentes sobre ecografías 4D

 

¿Qué es una ecografía 4D?

La primera pregunta que nos surge cuando hablamos de eco 4D por primera vez es en qué consiste. Pues bien, se trata de una prueba diagnóstica de imagen que permite ver estructuras y tejidos corporales. Su principal peculiaridad es dar un salto en la grabación de movimientos, es decir, en la 3D se pueden capturar sólo imágenes estáticas, pese a ver al niño moviéndose durante la consulta con el ginecólogo. 

Mientras, la ecografía 4D permite grabar al bebé mientras se mueve, pudiendo valorar muy mejor su formación. En este sentido, cabe destacar que la 4D permite grabar una secuencia del bebé en tiempo real y hasta en tres dimensiones, aportando una imagen muy completa de la formación del bebé en la barriga de su madre. También hay que puntualizar que técnicamente las ecografías 3D, 4D Y 5D son iguales que las 2D convencionales y que no causan ningún daño al feto. 

 

¿En qué semana se hace una ecografía 4D?

Durante el embarazo se lleva a cabo una rutina de ecografías. En el caso de la eco 4D surge la gran duda de en qué mes del embarazo es recomendable llevar a cabo esta pruebas. La respuesta es entre las semanas 36 y 32 del embarazo, es decir, en el octavo mes de embarazo, una fecha que permitirá ver el cuerpo del bebé formado e incluso los rasgos de su cara. Además, ya se puede empezar a ver si existe con seguridad algún problema o malformación. 

No sólo es en esta fecha cuando se puede llevar a cabo una buena imagen del bebé, sino que desde las 22 semanas de embarazo o cinco meses y medio podemos disfrutar de imágenes muy buenas del feto si realizamos una ecografía. Lo más habitual es que las madres pidan una prueba de este tipo antes de iniciar el tercer trimestre de embarazo, puesto que la imagen en video suelen dar tranquilidad y una gran alegría para afrontar con fuerza el último tramo de embarazo. 

 

¿Cuándo hacer una ecografía 4D en un embarazo gemelar?

Si estamos esperando gemelos o mellizos, la fecha recomendable para realizar una prueba de imagen de este nivel cambia de la citada anteriormente. Esto se debe a que el desarrollo de los fetos en el embarazo gemelar es diferente. Por ello, lo mejor y más aconsejable sería realizar la eco 4D en las semana 24, es decir, en el sexto mes de embarazo. Hacerlo más tarde nos limitaría muy en la visión, puesto que el tamaño de los bebés podría imposibilitar ver el movimiento en el vídeo con nitidez. 

En ese momento, la ecografía mostrará dos fetos que están desarrollando su musculatura, de ahí su gran movimiento, y algunas características de sus rostros. El peso de cada uno será menor a un kilo puesto que será todavía muy pequeño, pero tendrá desarrolladas ciertas partes del cuerpo como los ojos, las cejas, las palmas de las manos y de los pies. 

 

¿Cómo funciona la ecografía 4D?

Ahora bien, seguro que antes de realizarse la ecografía 4D nos preguntamos cómo funciona y cómo se lleva a cabo esta prueba. Su funcionamiento no reviste dificultad, ya que funciona con la tecnología de ondas de alta frecuencia para poder observar órganos y tejidos internos. De este modo, se trata de una prueba preventiva de control del feto, con un examen de su crecimiento para detectar posibles complicaciones. 

El método para realizarla es igual que en otro tipo de ecografía. El ginecólogo administra una cantidad de gel frío en el vientre de la paciente y moverá sobre él un aparato conocido como transductor, que se utiliza para trasladar las imágenes del interior del cuerpo a la pantalla de la consulta. En ella, tanto ginecólogos como la paciente embarazada pueden ver el feto en tiempo real. 

 

¿Dónde hacerse una ecografía 4D?

Si estás pensando en hacerte una ecografía 4D en Mallorca, en el hospital de Llevant ofrecen un servicio innovador que garantiza las mejores imágenes del feto. Antes de acudir a un centro a realizarse una prueba de este tipo hay que cerciorarse de que se trata de un hospital o clínica homologada y que cumple con todas las medidas sanitarias e higiénicas. No podemos olvidarnos que lo más importante es nuestra salud y la de nuestro bebé. En Hospitales Parque, grupo al que pertenece el hospital de Llevant, no sólo se ofrecen las mejores garantías sanitarias e higiénicas sino que ponen a disposición de los clientes los mejores profesionales de cada rama y las mejores instalaciones y dispositivos. 

 

¿Qué diferencia hay entre una ecografía 4D y 5D?

Por otro lado, vamos a profundizar qué diferencia hay entre la ecografía 4D y la 5D. Ambas cuentan con pros y contras y ofrecen grabación en vídeo de imágenes 3D de alta calidad. Además, en ambos casos el ginecólogo tiene la posibilidad de regresar en el vídeo y ver a cámara lenta el comportamiento del feto. 

En este sentido, cabe destacar que en la 5D se puede obtener una mayor visibilidad que en la 4D puesto que aporta más luz en las zonas oscuras. Y es que en el caso de la 4D la presencia del cordón umbilical, la grasa de la paciente embarazada u órganos internos. Otra de las diferencias es la realidad de la imagen puesto que el color en la 5D es natural, sin ninguna tonalidad que altere el color de la piel normal. Así, se aprecia una mayor realidad de la imagen y vídeo. Por contra, la ecografía 4D resulta más económica que la 5D.

 

¿Cuánto cuesta una ecografía 4D?

Si quieres realizarte una eco 4D y aún no sabes cuánto puede costar esta prueba, deberás saber que los precios varían de una clínica a otra. Con normalidad, el coste de estas pruebas suele oscilar entre los 150 y los 200 euros, aunque su cuantía puede cambiar si tenemos un seguro médico o contratamos varias pruebas en un pack con el ginecólogo. De esta manera, lo ideal sería que elijamos el hospital en el que realizar la eco 4D y llamar al centro escogido para informarnos de las tarifas y presupuestos actualizados.