¿Cómo saber si tu hijo o hija tiene TDAH?

¿No sabes si tu hijo o hija sufre tdah? Descubre en este post qué es, cómo se diagnostica y qué tipos existen ¡Te ayudamos a tratar con el Tdah infantil!

diagnóstico del tdah

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad, también conocido como TDAH, es una afección o trastorno crónico del desarrollo neuropsiquiátrico que puede afectar al desarrollo y funcionamiento de las funciones ejecutivas. Con frecuencia se presenta en la niñez y perdura durante la edad adulta, combinando algunos síntomas persistentes con otros intermitentes.

Algunos de los síntomas más frecuentes son la hiperactividad, dificultad para la concentración y un carácter impulsivo. Además, los niños con TDAH pueden presentar autoestima baja, bajo rendimiento escolar e incluso dificultades a la hora de relacionarse.

Hoy en día existen diferentes tratamientos con los que mejorar los síntomas del TDAH. Si estás buscando un médico en Mallorca con el que conseguir asesoramiento y mejoría en los síntomas del TDAH, en Hospitales Parque contamos con un amplio equipo de profesionales con los que obtener un diagnóstico certero y conseguir buenos resultados gracias a las prácticas y tratamientos avanzados con los que contamos.

 

¿Qué es el tdah y cuáles son sus síntomas?

 

El TDAH es una afección crónica que afecta, por lo general, al comportamiento hiperactivo-impulsivo de los niños que lo padecen. Los síntomas durante la infancia suelen aparecer antes de los 12 años y pueden prolongarse hasta la edad adulta.

Aunque el TDAH puede aparecer tanto en hombres como en mujeres, su frecuencia es mayor en el género másculino y los síntomas pueden variar entre niños y niñas. En rasgos generales, el TDAH puede presentar 3 síntomas principales:

Déficit de atención

En edades infantiles puede ser uno de los síntomas más difíciles de percibir sin diagnóstico médico previo. Se caracteriza por:

  • No presta atención a los detalles
  • Cambia el tema de la conversación con frecuencia
  • Dificultad para finalizar tareas por completo
  • Desorganización en tareas
  • Dificultad para seguir instrucciones
  • Olvidadizo con pertenencias
  • Dificultad para mantener la atención durante largos periodos de tiempo
  • Se distrae fácilmente

Hiperactividad

Se caracteriza por:

  • Dificultad para permanecer quito
  • Dificultad para relajarse
  • Falta de constancia
  • Comenzar una tarea sin acabar la anterior
  • Movimientos extremos en momentos inadecuados
  • Habla de manera excesiva

Hay que tener en cuenta que la hiperactividad puede manifestarse de manera diferente en cada persona.

Impulsividad

Suele ser el síntoma menos frecuente de los tres mencionados. Sin embargo, la persona con TDAH y con síntomas de impulsividad se caracteriza por:

  • Ser impaciente
  • Tiene problemas para esperar su turno
  • Puede buscar conflicto con los adultos
  • Interrumpe el turno de palabra de los demás
  • Contesta de manera prepotente
  • Es inquieto y necesita tocar todo
  • Actúa de manera impulsiva, sin pensar antes las consecuencias

Dependiendo de cada paciente, la intensidad de cada síntoma puede presentarse de diferentes formas y con una afección variable. Estos síntomas deben ser controlados y diagnosticados por profesionales médicos ya que, de lo contrario, pueden ser confundidos con conductas propias de la infancia. Por ello, es imprescindible acudir a profesionales médicos especializados en TDAH para poder obtener un diagnóstico clínico correcto.

 

Diagnóstico del TDAH

 

Para poder conocer si un niño o niño tiene TDAH, es necesario hacerlo a través de un diagnóstico médico previo. Sin embargo, por lo general, los diagnósticos de TDAH no suelen ser realizados en edades infantiles a menos que los síntomas sean regulares y presenten conflictos o problemas en el día a día.

A la hora de realizar un diagnóstico previo, es importante tener en cuenta que no existe una prueba como tal con la que poder identificar el TDAH. Por ello, el proceso de diagnóstico incluye varias fases o tareas como:

  • Examen médico general con el que poder descartar la presencia de otras enfermedades o alteraciones con síntomas similares
  • Recopilación de información para poder elaborar un perfil general
  • Realización de cuestionarios al entorno cercano del niño o niña con posible TDAH
  • Seguir las escalas de calificación del TDAH para establecer el grado de afección y evaluar las posibles consecuencias

Además, es necesario tener en cuenta que el diagnóstico del TDAH en niños de edad muy temprana (niños en edad preescolar o más pequeños) es muy difícil ya que puede ser confundido con problemas de desarrollo o déficit de atención.

 

Qué tipos de TDAH existen

 

Basándose en los principales síntomas presentes, el TDAH se puede distinguir en varios subtipos:

  • Falta de atención predominante: cuando gran parte de los síntomas están relacionados con la falta de atención y sigue un cuadro similar a:
    • Comete fallos por descuidos
    • No presta atención por el detall
    • No permanece concentrado en tareas sencillas o juegos
    • Parece no estar escuchando
    • Dificultad para acabar tareas
    • Problemas de organización
    • Evita tareas que requieran concentración
    • Pierde pertenencias personales
    • Se distrae con facilidad
  • Conducta hiperactiva e impulsiva: se caracteriza por:
    • Mantener una conducta inquieta constantemente
    • Golpear o mover manos y pies rápidamente cuando debe estar quieto
    • Dificultad para permanecer sentado o parado
    • Necesidad constante por estar en movimiento
    • Problemas para jugar de manera tranquila
    • Habla demasiado
    • Da respuestas apresuradas o interrumpe a quien le hace preguntas
    • Tiene dificultades para esperar su turno
    • Interrumpe conversaciones, juegos o actividades de otros, o se entromete en ellas
  • Combinación de ambos tipos: en este caso, el niño o la niña presenta una mezcla de síntomas de los dos tipos de TDAH ya comentados.

¿Cómo tratar el TDAH?

 

Los tratamientos para corregir los síntomas del TDAH en edades infantiles son muy amplios: terapias conductuales, medicamentos e incluso servicios educativos. Dependiendo del grado y tipo de TDAH, estos tratamientos pueden mejorar el estado de esta afección en mayor o menor medida.

Actualmente, los medicamentos estimulantes son una de las soluciones más utilizadas y frecuentes para tratar el TDAH ya que los estimulantes suelen equilibrar favorablemente los niveles de sustancias químicas que se producen en el cerebro de manera anómala con la presencia del TDAH. A través de estos medicamentos se puede lograr una mejoría en la falta de atención y la hiperactividad. Además, el tiempo de tratamiento dependerá de cada paciente y de su evolución por lo que pueden ser recomendados para acciones cortas o por periodos prolongados. Algunos de los más utilizados son las anfetaminas y los metilfenidatos.

En cuanto a la dosis recomendada, es necesario que sea un médico experto quien determine la cantidad correcta y ajuste la dosis que cada paciente infantil necesita teniendo en cuenta los efectos secundarios que puedan producirse y la complexión de cada paciente. Además, dependiendo de la gravedad y tipología de cada caso, también pueden usarse otros medicamentos como la atomoxetina, los antidepresivos o la clonidina.

Sin embargo, los medicamentos estimulantes no son la única solución ante el TDAH. La  psicología infantil  o la psicoterapia conductista (proporcionada por un psicólogo, un psiquiatra o un trabajador social) a menudo logran proporcionar grandes beneficios a niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Algunas de las terapias que mejores resultados presentan son:

  • Psicoterapia conductista
  • Psicoterapia
  • Capacitación en habilidades sociales
  • Terapia familiar
  • Capacitación en habilidades parentales

Con frecuencia las terapias para el TDAH suelen presentar mejores resultados cuando el trabajo se hace de manera multidisciplinar y cuando no solo el niño o niña con TDAH participa, sino también su entorno (familia, cuidadores, profesores…) Trabajar junto a los padres y proporcionarles las herramientas necesarias para continuar tratando el TDAH suele ser una manera eficaz con la que conseguir multiplicar los beneficios.

Si estás buscando asesoramiento o quieres conseguir un diagnóstico profesional del TDAH infantil, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y nuestros médicos expertos atenderán tu caso de manera totalmente personalizada.