Resonancia magnética: qué es, por qué se hace y qué riesgos tiene

Si te preguntas para qué sirve una resonancia magnética, qué riesgos puede conllevar y cuáles deben ser los preparativos, pincha aquí y descúbrelo.

La resonancia magnética es una prueba diagnóstica con la que conseguir crear imágenes del cuerpo mediante la utilización de imanes y potentes ondas de radio. A continuación, desde el Hospital Parque Llevant, te contamos en qué consiste exactamente este examen imagenológico y sus posibles riesgos. 

 

¿Qué es una resonancia magnética?

 

Como comentamos, la resonancia magnética es una prueba diagnóstica capaz de crear imágenes del cuerpo de una persona mediante el uso de potentes imanes y ondas de radio para crear imágenes del cuerpo. Su duración suele ser entre 20 y 80 minutos, dependiendo de la parte del cuerpo o el estudio que se esté realizando. 

 

En caso de necesitar detectar problemas específicos, es posible que se realice una solución de contraste indolora por vía endovenosa. De esta forma, se resaltan algunas partes del organismo que los médicos puedan apreciar con detalle la zona a tratar o diagnosticar. Esta solución de contraste usada en ocasiones en las resonancias magnéticas es totalmente segura para el organismo del paciente. 

En cuanto a la prueba, durante el procedimiento de la resonancia magnética el paciente escuchará ruidos repetitivos de la máquina. De hecho, es frecuente que se le haga entrega de tapones para los oídos con el fin de bloquear así ese molesto ruido. Además, en caso de necesitarlo, el paciente cuenta con un botón de emergencia al que llamar en caso de alteración, molestia o problema.

 

¿Qué se ve en una resonancia magnética?

 

Los resultados y estudios que se pueden obtener a través de la resonancia magnética se usan para observar alteraciones de algunos órganos o partes del cuerpo. La resonancia magnética es, por lo tanto, una prueba usada por los profesionales médicos para poder diagnosticar una gran variedad de afecciones o alteraciones. De hecho, las imágenes que se ven a través de la resonancia magnética son de alta calidad y muy útiles para examinar incluso el cerebro y la médula espinal de las personas.

 

Casos es los que se hacen resonancias magnéticas

 

La resonancia magnética es una de las pruebas más demandadas para poder obtener imágenes nítidas de algunos órganos y partes del cuerpo. Por ello, se utiliza para diagnosticar diferentes patologías como: 

  • Trastornos del ojo
  • Trastornos del oído interno
  • Esclerosis múltiple
  • Aneurismas de los vasos del cerebro
  • Alteraciones en la médula espinal
  • Problemas cerebrovascular
  • Tumores
  • Lesiones cerebrales 

Además, existen resonancias magnéticas especiales como la resonancia magnética funcional del cerebro que se puede utilizar para examinar la anatomía del cerebro. 

 

Cómo prepararse para una resonancia magnética

 

Aunque depende de la zona del cuerpo que se vaya a explorar, por lo general, es necesario que el paciente no coma ni beba unas seis horas antes de realizarse la resonancia. 

El procedimiento de la resonancia magnética es sencillo: el paciente se acuesta en una mesa para deslizarse por un aparato en forma de túnel. Es fundamental que el paciente permanezca inmovil durante todo el proceso por muy pesado que pueda hacerse. Aunque la máquina hace mucho ruido, ni la resonancia magnética ni el contraste causan dolor al paciente. 

Además, antes de comenzar con la prueba, ten en cuenta que se debe informar al técnico si se está embarazada, si se cuenta con piezas de metal en el cuerpo o si tiene el dispositivo móvil consigo. Tampoco se permiten objetos de metal dentro de la sala donde se encuentra el escáner ni otros elementos como joyas, horquillas, relojes, gafas, dentadura postiza, audífonos, sujetador con aro o pelucas. 

 

¿Resonancia magnética o TAC?

 

El TAC y la Resonancia Magnética son dos pruebas diagnósticas que se basan en la imagen y con las que se puede detectar enfermedades de manera no invasiva. En los últimos años ambas técnicas se han convertido en pruebas muy populares para diagnosticar posibles patologías.

Algunas de las semejanzas de ambas pruebas es que se realizan con una máquina en forma de túnel donde permanece el paciente de manera inmovil. Sin embargo, presentan diferencias como:

  • Mientras que en un TAC las imágenes se obtienen por medio de rayos X, en la resonancia magnética, son ondas de radio o imanes lo que se usa. 
  • El TAC es menos ruidoso que la resonancia magnética y no causa claustrofobia porque el paciente no está encerrado en un cilindro. 
  • El TAC es una prueba más especializada en el diagnóstico de tumores o lesiones internas; una resonancia magnética ayuda en el diagnóstico de alteraciones en los vasos sanguíneos o detección de tumores, cáncer o alteraciones en tejidos internos.

 

Riesgos de la resonancia magnética

 

La resonancia magnética puede provocar cierto rechazo en algunos pacientes por el ruido que la máquina emite y el tiempo que el paciente debe permanecer inmovil. Sin embargo, ni el contraste ni la resonancia magnética en sí conlleva ningún tipo de riesgo, siendo una técnica segura que muy rara vez produce algún tipo de alergia. 

Es cierto que los campos magnéticos producidos durante la prueba pueden llegar a provocar errores o mal funcionamiento en implantes como el marcapasos o desplazamientos en piezas metálicas que se encuentren dentro del cuerpo. Por este motivo, es fundamental avisar al técnico o al médico en caso de contar con alguno de los elementos previamente nombrados ya que puede suponer un riesgo para la salud del paciente. 

Algunos de los dispositivos o elementos con los que se debe prestar atención y avisar de su presencia para evitar riesgos son:

  • Válvulas cardíacas artificiales
  • Estimuladores nerviosos implantados
  • Marcapasos
  • Prótesis metálicas
  • Bombas de infusión de medicamentos implantadas
  • Clips metálicos
  • Dispositivo intrauterino
  • Alfileres metálicos, tornillos o grapas quirúrgicas
  • Implantes cocleares
  • Un desfibrilador cardioversor
  • Una bala o cualquier fragmento de metal

Además, en caso de contar con tatuajes o maquillaje permanente, debe preguntar al médico de sí esta característica puede afectar de alguna forma o suponer un riesgo para el paciente ya que algunas tintas pueden contener metal. Si estás embarazada o amamantando, también debes avisar al médico ya que la resonancia magnética puede conllevar riesgos para el feto.

En caso de necesitar una resonancia magnética en Porto Cristo, ponte en contacto con nosotros y solicita tu cita lo antes posible.