Cuándo y por qué ir al urólogo

A partir de determinadas edades, llevar un control periódico de nuestra salud se convierte en algo fundamental. Así, en los varones, una visita al urólogo es esencial para prevenir algunas enfermedades o patologías frecuentes en hombres pero, ¿cuándo acudir al urólogo?

cuando ir al urologo

El urólogo, además de prevenir patologías oncológicas como el cáncer de próstata, es el especialista del aparato sexual masculino, del sistema urinario y del sistema reproductor del hombre. 
 

Cuándo ir al urologo por primera vez

Es importante tener en cuenta que no existe una edad determinada en la que es necesario acudir al urólogo por primera vez. Sin embargo, es imprescindible llevar ciertos controles para prevenir la aparición de síntomas o patologías. En términos generales, es necesario acudir al urólogo siempre que sientas dificultades para orinar, problemas de fertilidad o relacionados con la salud sexual. 

Si por el contrario no se padece ningún síntoma, en el caso de los hombres es recomendable acudir al urólogo entre los 40 y los 50 años si no se ha ido anteriormente. Es importante hacer como mínimo un primer chequeo en esta franja de edad ya que suele ser en este periodo cuando se desarrollan determinadas patologías relacionadas con el envejecimiento. 

Además, es necesario acudir al urólogo a pesar de no tener síntomas con el fin de prevenir el cáncer de próstata. En estos determinados casos, el especialista suele centrarse en realizar dicha revisión prostática al paciente. 

 

Qué enfermedades puede detectar el urólogo

Tal y como señalamos al principio, el urólogo es el especialista en diferentes patologías y enfermedades relacionadas con el aparato reproductor, sexual y urinario del hombre. Por ello, las enfermedades que el urólogo puede detectar son: 

Infecciones urinarias

A pesar de que las infecciones urinarias suelen ser más frecuentes en mujeres, también pueden suceder en los hombres. Sus síntomas son micción frecuente, necesidad intensa de orinar, sensación de ardor u orina con olor fuerte. En ocasiones también puede presentar sangre en la orina y fiebre baja. 

Incontinencia urinaria

La pérdida del control de la vejiga es un problema que afecta frecuentemente en edades avanzadas. Además, la incontinencia urinaria puede suceder de manera ocasional o de forma repentina y fuerte. 

Prostatitis

Se trata de la inflamación de la próstata, ubicada justo debajo de la vejiga de los hombres. Normalmente, la prostatitis provoca dolor y dificultad al orinar, lo que suele desarrollar otras dolencias en la zona pélvica, en ingles y genitales. 

Pielonefritis

Esta infección urinaria puede originarse por la presencia de diferentes gérmenes en la orina como bacterias, hongos o virus. Una vez haya sido identificado, es necesario localizar el lugar de la infección mediantes pruebas clínicas y complementarias. 

Balanitis

Se trata de una inflamación del glande, es decir, de la cabeza del pene. La balanitis puede originarse por diferentes factores como por la presencia de alérgenos, hongos, virus o bacterias. Aunque normalmente es el glande y el prepucio lo que se ven afectados, también puede extenderse hacia el tronco del pene. 

Hematuria

La hematuria es una afección que provoca sangre en la orina. Normalmente puede ser visible a simple vista aunque, en ocasiones, puede ser necesario el uso de microscopio para identificarla. La hematuria puede ser originada por diferentes motivos como infecciones, presencia de tumores, lesión en los riñones, mal funcionamiento de la próstata o toma de determinados medicamentos. 

Cáncer urológico

El cáncer urológico es un tipo de cáncer que aparece en diferentes zonas específica de la especialidad de urología: testículos, riñón, próstata o vejiga. Por ello, es necesario contar con el diagnóstico y asesoramiento de un profesional para poder combatir de manera adecuada su avance y mejorar la salud del paciente. 

Uretritis

La uretritis es la inflamación de la uretra, es decir, del conducto por el que la orina es expulsada. Por ello, esta inflamación suele provocar dolor y escozor al orinar. Además, suele expulsarse también un tipo de secreción purulenta por la uretra. Normalmente la uretritis es consecuencia de una infección de transmisión sexual. 

Litiasis urinaria

La litiasis urinaria es una patología que se localiza en el aparato urinario (riñones, vejiga, uretra o uréter) y que se compone de una masa sólida formada por una especie de pequeños cristales. Además, pueden presentarse uno o más cálculos al mismo tiempo. 

Disfunciones sexuales masculinas

La urología también es la especialidad encargada del estudio, diagnóstico y tratamiento de diferentes disfunciones sexuales masculinas como problemas de eyaculación o la disfunción eréctil. 

Hiperplasia Benigna de Próstata

La hiperplasia benigna prostática es una afección bastante frecuente en hombres de avanzada edad. Se trata de un agrandamiento de la glándula prostática, lo que puede llegar a provocar molestias al orinar o el bloqueo del flujo de la orina. También puede desarrollar alteraciones en el funcionamiento de la vejiga o el riñón. 

Enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie es una afección que se produce por la presencia de tejido cicatricial fibroso en el pene. Puede causar erecciones dolorosas y lo que se conoce como erecciones curvadas. 

Enfermedades de Transmisión Sexual

Las enfermedades de transmisión sexual, también conocidas con sus siglas ETS, son infecciones que se pueden transmitir de una persona a otra por el contacto sexual (bien sea vaginal, anal u oral). 

Nocturia

Se denomina nocturia a la necesidad de orinar en varias ocasiones durante la noche. Este hábito puede convertirse en un verdadero problema cuando ocurre de manera habitual y más de dos veces por la noche. 

 

En definitiva, ¿por qué es recomendable ir al urólogo?

Visitar al urólogo es necesario a partir de cierta edad. Además, una periodicidad de visitas puede ayudar a prevenir patologías y a asegurar el correcto funcionamiento del sistema urinario y reproductivo de los hombres. 

Por supuesto, es fundamental acudir al urólogo cuando se presenten síntomas como fimosis, incontinencia, sangre en la orina, presencia de cálculos en el riñón, disfunción eréctil, eyaculación precoz, etc. 

Es necesario tener en cuenta que es altamente recomendable visitar al urólogo a partir de los 40 años ya que es la edad en la que pueden comenzar a aparecer enfermedades propias de la próstata. 

¿Necesitas más información o ponerte en contacto con un especialista en urología? En Hospitales Parque contamos con servicios especializados y los mejores profesionales en esta especialidad en: 

 

En Hospitales Parque contamos con un gran equipo multidisciplinar para poder abordar de manera integral cualquier alteración o problema urológico. Solicite cita y comience a ganar en salud y bienestar. 

Información general / Atención al Paciente