Unidad de Voz

La primera Unidad de Voz privada de Canarias

La Unidad de voz de Hospital Parque Tenerife es la primera unidad de voz privada de Canarias, centrada en el trabajo conjunto de un equipo multidisciplinar de cerca de una decena de especialistas con el objetivo de facilitar el diagnóstico y el tratamiento de las distintas patologías que producen disfonía.

La Unidad de Voz pone su acento principal en la colaboración directa de la especialidad de otorrinolaringología, con el Dr. Francisco Redondo a la cabeza, y la logopedia, con la Sra. Myriam Mederos, con el fin de garantizar un diagnóstico mucho más preciso de las lesiones y establecer un tratamiento rehabilitador específico para cada paciente. De esta forma, se evita la reaparición de lesiones por abuso o mal uso de la voz.

La Unidad cuenta además, cuenta con el apoyo de otros servicios, como neurofisiología, neurología y digestivo, principalmente, y en determinados casos se establecen consultas puntuales con especialistas en psiquiatría y psicología, en el caso de disfonías psicógenas, así como con endocrinología y medicina interna.

Las patologías de la voz están asociadas a causas tanto funcionales como orgánicas, vinculadas a la presencia de nódulos, pólipos, edemas o parálisis, entre otros aspectos.

El diagnóstico de las patologías de la voz se lleva a cabo de forma conjunta por el otorrinolaringólogo y el logopeda a través de una historia clínica detallada, una valoración subjetiva de la voz, así como  un análisis acústico de la voz.

A ello se suma la realización de una estroboscopia, una prueba centrada en la exploración desde la boca con luz estroboscópica, que permite observar el movimiento real de las cuerdas vocales y del estado de la mucosa. Con ello, se obtiene una imagen nítida y a cámara lenta que facilita un diagnóstico diferencial respecto a la exploración por la nariz a través del nasofibroscopio.

En la mayor parte de los casos se opta por un primer tratamiento logopédico rehabilitador con el fin de garantizar una fonación correcta y fácil, a través del entrenamiento del órgano vocal e incidiendo en la respiración y en la relajación tanto global como de la laringe, las articulaciones y los resonadores. A ello se suma la introducción de mejoras en el estilo de vida y los hábitos de voz.

El número de sesiones de rehabilitación suele rondar la decena y, posteriormente, se reevalúa al paciente para ver la mejoría o abordar la posibilidad de una intervención quirúrgica.

En el caso de pólipos grandes se recurre a la cirugía de las cuerdas vocales para obtener una solución rápida.

Mención especial requiere la población infantil, en donde los trastornos vocales deben ser estudiados cuanto antes para poder acometer una reeducación vocal.

 

Recomendaciones

Los especialistas de la Uinidad de voz de Hospital Parque Tenerife insisten en la importancia de acudir a un especialista cuando se detectan dificultades, molestias o cansancio vocal con el fin de poder realizar un tratamiento adaptado a las cualidades, limitaciones y actividad profesional de cada persona.

Aboga por seguir una serie de recomendaciones para el cuidado del aparato fonador, entre las que se encuentra erradicar el consumo de tabaco, alcohol y las comidas y bebidas demasiado frías o calientes. A esto se suma evitar posturas incorrectas que provoquen tensión en el cuello y la cara.

Por otro lado, añade que un golpe producido por un traumatismo vocal, como un grito, toses o carraspeo con las cuerdas vocales muy rígidas, puede dañar el aparato fonador,  así como un mal uso de la voz excesivo y con pocos descansos.

En este sentido, se aconseja utilizar un tono y volumen adecuado sin llegar nunca a chillar ni tampoco a susurrar y, en caso de que sea necesario elevar o proyectar apunta que, hay que hacerlo con el mayor apoyo abdominal. A su vez, que no se intente superar el ruido ambiental al hablar y beber unos dos litros de agua durante el día.

Equipo médico